RELIQUIAS PELIGROSAS

Les instalaron, hace ya varios años, el Gas Natural, mediante instalaciones comunes a todo el edificio. Antes disponían de Gas Butano o Propano en envases individuales, en número que se correspondía con según que tipo de instalación (Cocina, caldera, etc). Cuando se produjo el cambio, hubo muchos que guardaron sus bombonas “por si algún día sirven para algo: el apartamento de la playa, el camping, la casa de campo…” que de acoplarse sería algo ilegal, toda vez que la Compañía tendría que autorizar su nueva instalación. Pero resultó que a casi nadie le sirvieron aquellas bombonas que, con el paso del tiempo, permanecen almacenadas…¿dónde? Eso es lo peor: las ubicaron muchos de ellos en ese cuarto trastero donde se guardan las cosas que nunca servirán para nada, situado por debajo del nivel de la calle; es decir, en el sótano o semisótano. Ese es el peor sitio de ubicación, pues si se produce una fuga en el recipiente o se involucra en un incendio, las consecuencias serían catastróficas, teniendo en cuenta que estos gases Butano y Propano, son mas pesados que el aire, y por tanto permanecerían en el lugar acumulados. El transcurso del tiempo influye en el deterioro del recipiente, de la válvula…amén del riesgo que supone si estas bombonas se ven implicadas algún día en el desarrollo de un incendio, porque cabe la posibilidad de explosión, que incidiría gravemente en la estabilidad del edificio.

Por tanto, vecinos, no consientan este almacenamiento ilegal, y sugieran a quien lo mantiene que lo retire inmediatamente. Las consecuencias y las responsabilidades pueden ser muy graves. Se podría exponer mas cosas sobre este asunto; por hoy sirva la advertencia sobre este riesgo para tomar la medida urgente y sencilla de prevención que consiste en retirarlas, ya.

índice

http://www.forsemer.com

La formación en seguridad

Esta fue de nuestras primeras publicaciones en la red. La he rescatado porque a día de hoy sigue siendo actual, ya que nuestras casas, nuestras empresas continúan ardiendo, robándonos el fuego en unos minutos muchos esfuerzos e ilusiones.

En principio me gustaría establecer una simple pauta o reflexión sobre la necesidad de la Formación en el ámbito de la Seguridad para garantizar nuestra Autoprotección.

Esto es que, en momentos de crisis económica, la seguridad ha sido siempre una de las primeras necesidades en ser sacrificadas en nuestro entorno laboral, desde la consideración de que es un gasto y no una inversión.Ocurre en todos los ámbitos sociales. Y nunca tamaño error, teniendo en cuenta que en esos periodos de crisis es precisamente cuando la seguridad es más vulnerada.

Si la dejamos debilitada la supeditamos a un incremento del riesgo que indudablemente se verifica en tales circunstancias. Y uno de esos peligros, sin lugar a dudas, es la falta de formación. Ha ocurrido en otras etapas de nuestra más reciente historia y el resultado fue pésimo.

Pero hay otro aspecto a tener muy en cuenta, situándonos en nuestra frágil actualidad, que sencillamente deseo comentaros:
Tal y como ahora están las cosas, es difícil plantearse un curso para trabajadores en el que los conocimientos adquiridos solo puedan usarse en caso de que algún siniestro afectara a nuestra empresa. Quiero decir que deberíamos tener en cuenta la utilidad de los conocimientos adquiridos aplicados a nuestra vida particular, que afecta a nuestros más inmediatos e importantes intereses.

Existe el pensamiento muy extendido de “para eso está el seguro” pero lo que el seguro no garantiza es la recuperación completa de nuestro negocio o lo invertido en él en forma de esfuerzo, tiempo y reputación, por cierto quedando esta última muy tocada después de sufrir un siniestro. Pero mucho peor si la pérdida es de vidas; nunca ningún seguro daría cobertura a tal daño por suprema que fuera la indemnización. Esto puede pareceros muy paternalista y manido, pero es lo único que jamás quedó resarcido en ningún caso.

Vamos a lo simple:
Lo que con la adecuada formación en manejo de extintores o sencillamente la explicación del plan de autoprotección de la empresa al trabajador quedaría en un pequeño susto, se convierte muy a menudo en una tragedia.

A mi no me gusta jugar a la ruleta rusa, ya que el día menos pensado me toca, y tengo un conato de incendio en la oficina, ese conato que con la formación adecuada se queda en un pequeña y resuelta incidencia, y que sin la preparación requerida se convierte en la ruina personal y la de todos los trabajadores de una empresa.

Dejadme que os ponga otro ejemplo:
Alguna vez me ha tocado participar como cliente en el simulacro de evacuación de un hotel. Es molesto, pero a fin de cuentas están poniendo en marcha su plan de emergencia, por si me tienen que evacuar que salga todo bien. Están preocupándose por mi seguridad. Situaros en el lugar que queráis; también en vuestra comunidad de vecinos, esa en la que a veces no hay quien viva y en la que también es fácil morir debido a la ignorancia.

Precisamente a eso quería referirme. Porque lo mejor es que este tipo de formación no se queda solo en la parte laboral. Estos conocimientos nos los llevamos a casa y son igual de útiles. ¿Quién no ha escuchado o vivido un pequeño incendio de una sartén en la cocina que, con los conocimientos necesarios, como mucho se queda en un conato y no en la destrucción por completo de nuestro hogar?

Tristemente esta formación, que en Europa se da en los colegios, en nuestro país es casi un inexistente.

Invertir en formación para emergencias es un seguro para todos, que deberíamos por lo menos plantearnos, para nuestras empresas y para nosotros mismos.

http://www.forsemer.com

Incendios de vegetación

Imagen

Ya estamos casi en verano, días mas largos y buen tiempo. Con el aumento de las temperaturas y una primavera especialmente lluviosa, llega el riesgo de los incendios de vegetación.

Los llamo así porque no siempre se quema grandes árboles , y no siempre el incendio es en el monte. Son mas normales los incendios en campos de cultivo del tipo cereal o en parcelas abandonadas que no se han limpiado.

Para los bomberos el incendio de vegetación es el más peligroso al que se enfrentan, aún pareciendo que al aire libre, donde el humo nos afecta menos, podemos estar a salvo.

En este tipo de incendio tenemos un combustible que esta muy seco, mucha cantidad y que genera mucho calor.

Cada año se avanza más en técnicas y formación para los bomberos, pero ¿ Qué pasa si estoy dando un paseo por el campo y me sorprende un incendio?

El incendio de vegetación es muy rápido, y si hay viento, más, así que correr nos puede ayudar pero no es la solución.

Hacer una llamada al 112 alertará a los servicios de emergencia y al mismo tiempo ya saben que hay personas en el incendio que hay que rescatar.

Tenemos que tener en cuanta ciertas reglas. La primera, el fuego siempre tiende a subir de día, por lo que a no ser que estemos muy seguros de poder ponernos a salvo, nunca intentaremos subir.

Otra regla nos dice que si me sorprende un incendio, la zona más segura para estar es la  que ya esta quemada, es decir, la parte negra donde ya se ha consumido todo el combustible.

En estos tipos de incendio suelen trabajar medios aéreos, uno de sus principales cometidos es tirar agua sobre el incendio. Los helicópteros llevan una media de 700 litros de agua y no llevan mucha velocidad, el riego que tenemos es que aparte que nos mojen y nos pueda estropear el móvil  o dispositivos electrónicos, el peso del agua rompa alguna pequeña rama y nos caiga encima. Con los hidroaviones tenemos que tener especial cuidado, llevan una media de 3000 litros de agua, su velocidad es alta y hacen vuelos rasantes para mayor eficacia de extinción. Si observamos que un hidroavión va ha descargar el agua, normalmente hacen sonar una sirena, y estamos en su camino deberemos tirarnos al suelo boca abajo y cubrir con las manos la cabeza.

Imagen

Si vivimos en una casa y nuestra valla da al campo, procuraremos tener una parte entre ambos sin ningún tipo de vegetación, de unos 2 metros, a modo de cortafuego.

La manguera del jardín puede en un principio extinguir un pequeño conato, pero es insuficiente cuando el fuego tiene cierta fuerza, si observa que el incendio es fuerte mejor dejar la manguera y ponernos a salvo.

Si el incendio se está acercando a mi casa, lo mejor es cerrar puertas, ventanas e incluso persianas, para evitar que entre el humo y el calor. Estaremos atentos a las indicaciones de las autoridades por si hay que evacuar. Cuando suceda está situación dejamos todo cerrado cogeremos las llaves de la casa y nos vamos, así evitaremos que se aprovechen de la situación los ladrones.

Toda precaución es poca en estos días, recuerden que en verano está prohibido hacer quemas controladas. Las barbacoas en nuestras casa hay que vigilarlas muy de cerca.

Y sobre todo como en cualquier incendio, ya sea en nuestra viviendas, lugar de trabajo o en el campo, una  llamada rápida puede ser la mejor manera de extinguirlo.

http://www.forsemer.com

Incendios en tu vivienda

En el anterior artículo se hacia referencia a las 87 causas por las que puede empezar un incendio en nuestros hogares.

Esta vez vamos a centrarnos en que hacer si, por desgracia, nos encontramos un incendio en nuestra casa.

Afortunadamente en muchos edificios, existen extintores en los rellanos, facilitando una herramienta, que si mucha gente cree que es para los bomberos, nada mas lejos de la realidad.

El extintor sirve para que, con sus 10 segundos de proyección aproximados, extinga un pequeño conato desde la puerta de la habitación, si cuando llegan los bomberos el fuego sigue , ya es un incendio que solo se puede apagar con mangueras que proyectan agua a gran presión. Es por eso que aconsejamos se asistan a cursos sobre el manejo del extintor, incluso, si la empresa os da la oportunidad de asistir a algún curso no la desperdiciéis pues el extintor sirve para la empresa como para vuestra vida privada.

Las pautas a seguir en caso de un incendio en vuestros hogares las vamos a dividir en dos casos, que podamos abandonar nuestro hogar o que no.

Si podemos abandonar nuestros hogar, podemos actuar así.

Lo primero será evaluar la situación, es decir, ver lo que se esta quemando.

Seguidamente avisaremos a la gente que esta en la vivienda y llamaremos a los bomberos, que aunque se extinga el conato es bueno que lleguen, ya que así evaluarán si está bien extinguido.

Si podemos extinguimos el conato.

En caso contrario, cerraremos las puertas y ventanas que podamos de la vivienda, cogeremos las llaves y saldremos fuera de la casa. Estos dos pasos son importantes, el primero porque conseguimos que el fuego se que sin oxigeno que necesita para progresar y a su vez el humo queda confinado en una sola habitación, que en el peor de los casos, solo destruirá esa estancia. Coger las llaves de casa, eso ahorra tiempo a los bomberos, ya que si tienen que forzar la puerta perderán un tiempo valioso.

Una vez en la calle esperamos a bomberos.

En nuestra salida no nos pararemos a coger ningún objeto ni volveremos a por nada por importante que sea.

El segundo caso es un poco más problemático, si yo no puedo salir de mi casa.

Los primeros pasos son iguales al caso anterior.

Primero verífico de que se trata y donde esta situado.

Aviso a bomberos y a los ocupantes de la vivienda y si puedo extingo. Si no se puede extinguir cierro todas las puertas y ventanas que pueda, incluidas las de los pasillos, y me dirijo a la habitación más alejada del fuego, que tenga ventana.

En lo que me voy alejando y cerrando puertas tras de mi si puedo pongo toallas, trapos o incluso vestidos, al ser posible humedecidos en las ranuras inferiores de la puerta.

Cuando llego a la habitación mas alejada, si tengo el móvil, vuelvo a llamar a bomberos diciendo la habitación donde estoy, si puedo incluir la dirección de la ventana mejor, es decir, la ventana da a la calle X en el piso Y, bomberos dará prioridad al rescate.

Si no tenemos forma de comunicarnos con el exterior, esperaremos que lleguen bomberos o policía, momento que aprovecharemos para abrir la ventana y pedir ayuda, cuando nos hayan visto cerraremos la ventana otra vez, para evitar que el humo se dirija a la habitación donde estamos.

Resguardarnos en el cuarto de baño no es buena idea por diversas razones. La primera es el lugar donde más tuberías encontramos y estas al calentarse por el incendio hacen de radiador gigante. Otra razón es que, normalmente, la pared esta recubierta de azulejos que hacen un efecto refractario con el calor. También tener en cuenta que estas dependencias no suelen tener ventanas y si la tienen son ventanucos que suelen dar a un patio cerrado, donde los camiones de bomberos no llegan.

Por último y para terminar en caso de que el incendio sea en casa de un vecino y el hueco de la escalera tenga humo, no bajéis por ella. El humo es el verdadero peligro en un incendio y probablemente acabaría con vosotros en menos de dos tramos de escalera. Si no podéis salir cerrar puertas y ventanas, colocar paños o toallas en la puerta y alejaos de la puerta y esperar instrucciones de los bomberos.

Nunca useis el ascensor ya que por diversas razones podría pararse entre dos pisos, y el hueco del ascensor se suele llenar de humo.

Espero que nunca paseis por esta experiencia pero por si acaso aquí tenéis esta pequeña guía para ayudar.

http://www.forsemer.com

Incendios en la cocina

Comienza este blog con la ilusión de poder publicar consejos, referidos principalmente a la seguridad, principalmente hacia incendios, tanto en casa como en el trabajo, manejo de extintores y B.I.E.S y mercancías peligrosas.

Intentaremos analizar los riesgos y sus posibles soluciones, para que entre todos consigamos estar un poco más seguros.

Que os parece si en esta primera página damos algún consejo sobre los incendios en el hogar.

Aproximadamente hay unas 87 causas por la que puede provocar un incendio en nuestro hogar, desde el fuego en la cocina hasta el niño que juega con un mechero, pasando por la instalación eléctrica defectuosa, o ese ordenador portátil que dejamos cargando en la cama y que por el calor que desprende acaba produciendo un incendio en la habitación.

Si observamos la estadística, el 87% de los incendios de vivienda empiezan en la cocina, exactamente en la campana extractora.

Antes no existían este tipo de electrodomésticos por lo cual es una causa relativamente nueva. El incendio se suele producir por la acumulación de grasa en los filtros, que al calentarse se transforma en un liquido altamente inflamable, al que solo le falta un pequeño descuido con la sartén, la cual arde fácilmente, para tener un incendio.

Normalmente la campana no arde sola, siempre suele ir acompañada de armarios en la parte superior y a los lados que son de aglomerado en la mayoría de los casos, sumando más combustible al fuego.

Para evitar esto nuestro consejo es que cada mes se limpien los filtros de la campana, si son metálicos se pueden incluso meter en el lavavajillas si disponemos de el, si son de papel cambiarlos.

Si la sartén arde recordar que la mejor manera de apagar el fuego es añadiendo un poco mas de aceite, con esto lo que conseguimos es enfriar el aceite el cual necesita 180ºC para arder, nunca se deberá mover la sartén con fuego. Otro métodos son poner dentro de la sartén tenedores metálicos, o como decían nuestras abuelas poner la pata del pollo, todo esto lo que logran es bajar la temperatura del aceite, extinguiendo el fuego de la sartén, pero no el de la campana extractora que si ya esta desarrollando el incendio la única manera de apagarlo es usar un extintor adecuado en los primeros 30 segundos. Pasado este tiempo tan solo nos quedara cerrar la puerta y ventanas de la cocina para evitar que el incendio se propague por la vivienda y avisar a los bomberos

Espero que este primer consejo os sea de vuestro interés y ayuda.

Un saludo

http://www.forsemer.com